análisis electoral, EE.UU., internacional, Política

The Simpsons votando en las primarias de EE.UU.

La familia norteamericana por excelencia con la que varias generaciones se sientan a comer todos los días, han ido a votar en las primarias y así nos lo hemos imaginado en @WalkingJuice.

Homer, el hombre de Trump.

El siempre visceral, ingenuo, incauto y propenso a llevarse por la publicidad agresiva y sugestiva de la mercadotecnia americana de Homer, es carne de votante del populista republicano. No es complicado imaginarlo gritando furioso ante el televisor o repitiendo irracionales consignas en el Bar de Moe, sin duda luciría la chapa del GOP con su elefante, todo un Pisonick de la política¡

Marge, la Hilary de la casa.

Marge cumple un estereotipo anticuado y sin duda es uno de los síntomas de vejez de la serie. Ama de casa con desarrollo laboral esporádico y trabajos marginales que nunca superan un capítulo, volcada en la cocina, la limpieza y los niños, representa el conservadurismo doméstico norteamericano, con una pátina religiosa llamativa. El conservadurismo doméstico de Marge no está reñido con su conciencia y visión de la justicia social, pero todo con las raíces de la real politik. Así el pilar de la familia Simpson se apoyará en el pilar del Partido Demócrata, Hilary Clinton, que se quiere proyectar sobre la política americana como la sombra de todas esas mujeres con alma y conciencia social pero pegadas a las cuentas del super y el miedo al terrorismo.

Lisa, ¿la América que viene?

EE.UU. ya nos ha dejado un presidente negro y una feminista convencida como Lisa Simpson debería hacer algún esfuerzo ideológico para no votar por la primera mujer en la Casa Blanca. Sin embargo estoy convencido de que si luciese una chapa en su vestido naranja o adornase su carpeta con una pegatina, sería con la cara de Bernie Sanders, la gran esperanza de la izquierda americana. Por primera vez un líder del ala más progresista del Partido Demócrata ha disputado cara a cara con el candidato de mayor peso, y aunque no es un marxista, el senador Sanders es un socialdemócrata a la europea en un país donde el comunismo es un hecho marginal.  La oportunidad de una América más igualitaria, solidaria y con servicios sociales públicos, junto a una política internacional mucho más comedida, son las banderas con las que Sanders haría que Lisa se emocionase. Queda ver si el futuro del Tio Sam pasa por un giro a la izquierda o a una derecha populista.

Bart, individualismo anarco-irreverente¡  

En estas elecciones los caminos de Bart pueden ser diversos en la medida de que se deje influir por la sensatez materna, algo poco probable, se vez seducido por la genética Simpson y acabe de escudero de Homer y el populismo agresivo o en un momento de paz fraternal con Lisa la ayude en su cruzada vital con escaso convencimiento personal. Pero sin duda lo más probable es que tomase el camino de la abstención y se conformase con pintar bigote a todos los candidatos en sus respectivos carteles.

Sin categoría

Thomas Paine, amigo personal de Benjamin Franklin y actor destacado en la Independencia de EE.UU.

La evolución del periodismo desde su eclosión como Cuarto Poder en los inicios de la Revolución Francesa hasta la trepidante carrera de los medios digitales y sociales de la actualidad es paralela a la evolución de la humanidad. En este sentido el desarrollo del modelo de consumo, el culto a la marca y la casi inopinada influencia del mainstream  como nueva forma de dictadura cultural, impone reflexiones profundas. El sentido del periodismo como cuarto poder tiene su raíz en la capacidad de llevar a las masas una realidad concreta y objetiva, una denuncia y solicitud por los intereses de una comunidad. Así la Independencia Americana está ligada sin duda alguna al desarrollo de determinadas rotativas que evolucionan desde los simples correros que llevaban noticias de una a otra ciudad como la mecha que recorre diferentes cartuchos de dinamita. Aquella mecha la encarnó como pocos Thomas Paine, considerado uno de los padres fundadores y que llevó por la costa americana el mensaje de la Libertad.

Hoy el mainstream domina el mensaje político y son muy pocos los que se atreven a llevar la contra a los mensajes oficiales. El poder de los medios de difusión masiva tiene efectos positivos al uniformizar determinados principios elementales, pero entre valor y derecho nos cuelan instituciones de mercado y estructuras sociales que diluyen al ciudadano y consolidan a consumidor. Sobre esto es interesante leer la entrevista que Cuarto poder  realiza a  Mónica Prieto con motivo de la obtención del IX Premio de Periodismo Julio Anguita Parrado. En ella denuncia que el periodismo ha perdido el sentido de servicio social  lo que nos devuelve al mercado y su control económico del consumidor por encima del interés informativo del ciudadano.

No podremos comprender el estado real de nuestros sistema políticos si nos ceñimos simplemente al análisis electoral o de las insitituciones políticas al uso. El poder e impacto de los medios de comunicación, así como su génesis interna, la evolución y concentración del capital que los controla y su linea editorial y mercantil aparejada, son la verdadera mecha que prende la mecha que hace estallar los cambios o los hace volar en pedazos. Frente a este poder descabezado y coronado por criterios exclusivamente mercantiles, la población evoluciona peligrosamente hacia el espectador-cliente y se aleja del ideal de ciudadano con sentido crítico que la Democracia tanto necesita.